Noticias


Gira por los barrios 103: un caudal de esperanzas


26 de junio del 2019

Por: Shaima Legón
Foto: Iván Soca

Como un rabo de nube la Gira Interminable se ha ido desplazando por los lugares más golpeados por necesidades económicas, culturales y ambientales de la Isla. Llevando sus canciones, sus ideas y sus esperanzas, la Gira se estacionó en la cuna de Silvio, su querido San Antonio de los Baños, en el barrio El Palenque. Allí, al caer la tarde el trovador cantó para su gente, para sus niños y jóvenes, y para el río Ariguanabo.

Un protagonista importante en esta ocasión ha sido la Fundación Ariguanabo (FUNDAR), iniciativa  animada por Silvio y otros incansables ariguanabenses. Su labor se distingue por promover la limpieza y protección del río Ariguanabo y sus bosques circundantes, victimas de contaminación producto de vertederos industriales y clandestinos al igual que de basura común. Se destaca también su apoyo al estudio de la naturaleza, la ciencia y la cultura y su enfoque en la importancia de educar a la comunidad a favor de la protección, conservación y fomento del patrimonio cultural. Isel Chacón, fundadora de esta institución y directora del Museo del Humor, es encargada también de cumplir el sueño de sanar las aguas del Ariguanabo. En sus palabras inaugurales del concierto, Isel dijo que este ha sido de cierta forma el final feliz del saludo a la jornada por el Día Mundial del Medio Ambiente o mejor aún “el inicio de una conmemoración eterna a la naturaleza, esa que sabiamente Martí dijo que inspira, consuela, fortalece y prepara para la virtud al hombre.”

Silvio también conversó con sus paisanos y en tono entusiasmado sostuvo: “Yo he escuchado decir que aquí en El Palenque uno de los problemas fundamentales es la falta de un alcantarillado, entonces quiero aprovechar la presencia de autoridades del pueblo, que seguro están aquí, sean del partido, del gobierno, de lo que sea. Quiero decir en voz alta y lo he dicho en entrevistas a la prensa internacional, que es necesario para emprender a fondo el trabajo de limpieza y de recuperación de nuestro río y de nuestros bosques hacer el alcantarillado de esta zona del pueblo. Entonces ustedes son los interesados, ustedes son los quien tienen que empujar, yo sencillamente soy un portavoz, empujen, empujen que yo les apoyo y la Fundación Ariguanabo también les apoyará. No se acoquinen.”

Es así como la música, la alegría y el conocimiento pobló el parque El soldado de ese barrio de San Antonio. Son de destacar los voluntarios que se sumaron a la recogida de libros infantiles y juveniles, un hábito reciente en estas giras, además del apoyo de las editoriales e instituciones como el Centro Pablo de laTorriente Brau, la Casa de Américas, la editorial Abril y el sello Ojalá, siempre presentes.

Ya forma parte del imaginario de este proyecto de canciones para los barrios ver a los vecinos trepados en los techos, en los árboles, arrimados para ver de cerca al autor de Unicornio.  Entre el público, que atraviesa generaciones, se vio al amigo Manolo Calviño cantar estrofas de “Ojalá”, “El Mayor”, “El papalote”, “La maza” entre otras populares canciones. En su iniciativa de salir de los  teatros y llegar directamente a la gente, Silvio ha invitado a músicos de todos los géneros, desde el rap hasta el son, y así se han convertido estos conciertos en especie de pasarela de personajes entrañables.  En esta instancia, se disfrutó del humor agudo y avispado del trovador Ray Fernández  con su “Milonga triste para Macri”,  entre otros excelentes temas.

Se sumaron luego junto a Silvio los talentos de Trovarroco –Rachid Lopez y Maykel Elizarde–, la dulce flauta de Niurka González, la poderosa batería de Oliver Valdés y el distinguido bajo de Jorge Reyes.  Al finalizar, con unos cuantos pedidos de bises, aplausos enérgicos del público que seguro le servirán a estos conciertos por los barrios para alimentar sus fuerzas y seguir girando con sus vientos de esperanza, amor y alegría.

Como bonus track de esta excelente crónica sobre la Gira 103, incluimos las siguientes palabras de Víctor Casaus.

Queridas amigas y queridos amigos: como ya dijo el trovador, no se acoquinen, o  no nos acoquinemos ante dificultades, lentitudes y cosas que quisiéramos que fueran más rápidas y mejores. No podemos acoquinarnos, un útil consejo del trovador, que sabe mucho por pensar mucho con cabeza propia, y por trabajar mucho.  Este es el concierto 103. Los imprescindibles de Silvio y Silvio mismo han hecho encuentros como este, barriales y populares, dedicados a las comunidades que más lo necesitan, esas que a veces llamamos complejas, complicadas, difíciles, y que hay que ayudar a desarrollar. Siempre me acuerdo de una compañera que trabajaba como productora en ese grupo de imprescindibles que me contó que fue a visitar un lugar donde debía desarrollarse un concierto y cuando regresó y le contó a Silvio que ese lugar estaba difícil, por las condiciones sociales y físicas del barrio, Silvio le dijo: “bueno, precisamente a esos lugares son a los que tenemos que ir.”

Silvio es de este tipo imprescindibles, con la cantidad de gente hermosa de Ojalá y de todas las instituciones que ayudan a que esto sea posible y para ayudar más a que estas cosas se muevan, caminen.  Con respecto a las del medio ambiente, las del cuidado del río Ariguanabo, tan necesario, tan hermoso, que hay que rescatar a toda costa, se fundó FUNDAR, ese es el nombre de la fundación que Silvio y los hermanos y hermanas de aquí de San Antonio crearon y que preside el hermano Alayón, gran científico y gran ariguanabense.

Por todas esas razones esta fiesta de hoy es una felicidad y aquí también como en todos los conciertos estamos haciendo una donación de libros de distintas editoriales para que queden aquí en una de las instituciones culturales del barrio, la escuela secundaria básica Lethy Rieng. Ahí se entregarán libros del sello Ojalá, la Casa de las Américas, la Editora Abril y Ediciones La Memoria del Centro Pablo. Desde hace un tiempo se hace otro proceso bien hermoso que es que ustedes mismos que vienen al concierto también tengan la posibilidad de traer libros infantiles y juveniles y donarlos ahí en una casita que está preparada para eso.  De esa manera esta gira por los barrios se convierte en algo que deja su música, deja su alegría y deja su talento como el de Ray Fernández que hemos escuchado ahora,  pero también deja estas pequeñas raíces que son los libros que quedarán en manos de los estudiantes de esa escuela.

De la fundación que mencioné tenemos con nosotros a una ariguanabense ejemplar, Isel Chacón, la directora del Museo del Humor, una institución emblemática de este lugar y además fundadora de FUNDAR junto con Alayón y otros activistas y artistas interesados en salvar el río. Es un placer dejarlos con la grata voz de Isel.